menu HISTORIAS DE FAMILIA
JUAN FRANCISCO LEÓN DE LA BARRA Y LOISA &
MERCEDES LÓPEZ GUERRERO
última modificación: 12.04.2007
referente

Si desea comunicarse con esta familia, escriba a
If you wish to take contact with this family, please write to
Jorge Ricardo Fox <webmaster@linajes.com.ar>

Las hermanas Berry

Vicenta Berry y Reed (esposa de Patricio Fox y Murray, hijo de James Fox y Moran y Ellen Murray y Lynn) posiblemente haya sido hermana de Juana Berry (casada en matrimonio con Juan Daly, según está inscripto en el Libro de Casamientos Nº 7, Pág. 24, del Año 1886 de la Iglesia de la Exaltación de la Cruz, Capilla del Señor, PBsAs) y de Julia Berry (casada en matrimonio con Santiago Kennedy, según está inscripto en el Libro de Casamientos Nº 6, Pág. 26, del Año 1882 de la Iglesia de la Exaltación de la Cruz, Capilla del Señor, PBsAs).

Clases de catecismo

"Cuando eran chicos, tomaban el catecismo en riguroso inglés en la casa de Castelli y 25 de Mayo, Zárate, PBsAs. Allí iba una vez por semana (no sabemos si los sábados o los domingos) un dentista australiano, quien hacía las veces de profesor de inglés y, a pesar de ser pastor protestante, había sido contratado para impartirles el catecismo en inglés a los niños de la familia Fox y Beyrne: Lina, Elena Celina, Carlos y posiblemente también alguna prima. El hecho es que el más chico de la clase era Carlos (el tío Charles) quien recién contaba con tres o cuatro años, pero asistía a las clases igual. Un día el profesor les preguntó: -'Who's the Church´s Head?' y Carlos, apurado por contestar y mezclando los idiomas gritó: 'I know! I know! The Potatoe is the Church's Head!!!”. Por supuesto, tuvo que meditar acerca de su error arrodillado en unos granos de maíz. Ahora nos causa gracia, pero al pobre de Charles el aprender esa lección le debe haber costado un gran dolor de rodillas" (relato de su sobrino nieto Carlos Arnaldo Lizzoli).

Santiago Fox y Murray

De Santiago Fox y Murray dijo The Southern Cross: “El hombre más famoso de los campos del Norte es don Santiago Fox, cuyas gigantescas compras de lana en los dos últimos años constituyeron el tema de conversación en Buenos Aires: la maravilla del campo. Nacido con una cuchara de plata en la boca, si nuestro joven amigo estuviera hecho de un metal menos puro podría haberse quedado, sin reproche alguno, en las propiedades de su padre, pero no obstante lo grande que éstas son eran chicas para su tacto y su espíritu emprendedor. Su comienzo en la vida fue digno de un héroe. El último malón de Pincén sobre Pergamino tuvo lugar en 1877, cuando los salvajes llegaron a la vista de la plaza y toda la población huyó, y en entre ésta se contaba una familia española que le ofreció su estancia, en las afueras de la población, por una bicoca. El joven Fox aceptó la oferta, pagó el precio y montando su caballo se fue al galope, casi sin nada, a combatir a los indios. Un mes más tarde le ofrecieron 400.000 pesos por su pichincha, pero en lugar de aceptarlos compró el campo vecino y ahora tiene la mejor propiedad en el partido, es decir 5 leguas y media de campo, 60.000 ovejas y 4.000 yeguas”.